A muchos de vosotros seguro que os encanta bucear y ver los peces y conchas que hay sumergidos, pero ¿os imagináis un museo? Pues en Lanzarote hay uno que ya puede visitarse a nado en la costa de Playa Blanca.

Las 400 obras del artista británico Jason deCaires Taylor (Dover, 1974) han tardado casi un año en colocarse en los 2.500 metros cuadrados de superficie marina que ocupan al sur de esta isla canaria, en la bahía de Las Coloradas.

Las obras de deCaires permiten recuperar los arrecifes como hábitat para moluscos, algas y otras especies vegetales. Se fabrican con materiales que respetan el ecosistema marino y que permiten la vida natural al regenerar los suelos marinos.

Las esculturas se han sumergido, después de un lavado, entre 12 y 15 metros de profundidad para que sean accesibles a buceadores de distintos niveles, y se calcula que se conservarán dentro del agua durante unos 300 años.

Otros museos subacuáticos
El de Lanzarote es el primer museo sumergido de Europa pero existen otros en el mundo con obras de este autor como cuenta National Geographic, como el Museo Subacuático de Arte (MUSA) en Isla Mujeres (México, 2010).  Destaca el de Nassau (Bahamas, 2006) porque cuenta con el Ocean Atlas, una recreación marina de la historia de Atlas, condenado a cargar con los pilares de la Tierra en la mitología griega. Esta pieza es la escultura acuática más grande del mundo con cinco metros de altura y 60 toneladas de peso.