Britney Spears, Jennifer Lawrence o Kristen Stewart se han quejado recientemente de lo duro que es vivir bajo la presión que ejercen los paparazzi. También famosas españolas como Clara Lago o Blanca Suárez han denunciado la invasión por parte de los medios de comunicación de su vida privada, ya que las vigilan para conseguir una foto o una nueva historia que vender.

En el Reino Unido, una investigación llevada a cabo en 2011 puso de manifiesto que más de 3.000 famosos (actores, deportistas, políticos e incluso miembros de la familia real británica) tenían sus móviles intervenidos. Esto significa que sus conversaciones eran escuchadas de manera ilegal con la intención de descubrir sus secretos.

Las personas famosas llevan una vida tan diferente a la nuestra que nos llaman la atención y sus historias nos resultan interesantes. De hecho, el 28% de la gente dijo en 2014 estar más interesada en las noticias de prensa rosa que en las noticias de actualidad.

Dicho de otro modo, cientos de miles de personas ven programas de televisión, leen revistas, periódicos y sitios web con cotilleos de las celebridades cada semana.  Es una manera de distraerse.

 

Argumentos a favor

Actores, cantantes o deportistas deberían ser conocidos por su trayectoria profesional. Cuando no están trabajando, son dueños de lo que hagan en su vida privada y tendría que ser sólo asunto suyo.

Los famosos tienen derecho al ocio, igual que lo tenemos nosotros. Nadie debería fotografiar el tiempo que pasan con su familia o sus amigos, ni cuestionar el aspecto que tienen en un su tiempo de relax.

El acoso de los paparazzi resulta agobiante, más todavía si ni siquiera eres famoso y eres vecino, familiar o amigo de un famoso. Estas personas sufren igual la presión por parte de la prensa y de esos fotógrafos que buscan la foto como parte de su negocio.

 

Argumentos en contra

Los famosos han elegido esa vida pública y mantener el interés del público es parte del trato no escrito de su profesión, ya que son el centro de atención. Ganan mucho dinero con los contratos de publicidad y también con las promociones de sus películas o canciones.

En realidad, la relación entre famosos y medios es una relación simbiótica: se necesitan y se benefician mutuamente. Los medios ayudan a los famosos a serlo y ellos, con su vida, colaboran a la venta de revistas, periódicos y mantienen las audiencias en televisión.

En ocasiones, ellos mismos son los que exponen su vida privada: comparten fotos cuando se casan o cuando tienen hijos… Entonces, si haces esto, no puedes decidir después que te dejen en paz.

 

Leídos los argumentos de una parte de la otra, ¿tú qué opinas?